PACIENTEMENTE ESPERÉ EN DIOS


Pacientemente esperé a Jehová,    y se inclinó a mí, y oyó mi clamor.   Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso;   Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos.   Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.     Verán esto muchos, y temerán,    Y confiarán en Jehová.     Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza,    Y no mira a los soberbios, ni a los que se desvían tras la mentira. Salmo 40:1- 4
   
Cuando en el verso 1 dice “pacientemente” aquí es s un hebraísmo  que significa . “esperé esperando” y se refiere a esperar actuando. Y si  hemos llegado a esta afirmación es porque conocemos que en este verso la palabra paciencia tiene su origen en el griego  Patteo que significa actuar  declarando La Palabra pisando sobre las circunstancias


No se trata del concepto de la palabra paciencia que siempre hemos tenido, no se trata de esperar de brazos cruzados, se trata de esperar actuando.  Se trata de una espera sincera en Dios y en sus misericordias. Se trata de una espera que dará  frutos en nosotros.


En Santiago 1:3 dice “ La prueba de vuestra fe produce paciencia .. mas tenga la paciencia su obra completa para que seáis cabales y perfectos.. y nos os falte cosa alguna”. Nuestra  fe es probada  cuando  en medio de distintas circunstancias, actuamos de acuerdo a lo establecido en La Palabra


Durante el tiempo de su espera, el salmista se encontraba en el Pozo de la desesperación, del lodo cenagoso.  Cuando nos dice “de la desesperación” sabemos que se trata de  un lodo que  por su naturaleza no era el lugar para estar confiado. El salmista tampoco estaba  en el lodo seco (firme)  sino que este lodo era cenagoso y esto nos  habla de la dificultad que vivía. Si el lodo está firme podemos pasar con nuestra carga y pisar firmemente  y no se hace tan difícil de llevar,  pero cuando el lodo está  resbaladizo la prueba es doblemente difícil., el peso de nuestra carga puede llegar a  hundirnos en este lodo  cenagoso.


El Salmo 40:4 dice “Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza, y no mira a los soberbios a los que se desvían tras la mentira”. Para que uno pueda esperar pacientemente,  necesariamente tenemos que tener fe en lo que esperamos o en quien esperamos.


Solo aquellos que en medio de su espera han puesto la confianza en Dios recibirán los recursos del cielo para llegar victoriosos al final de la espera. Con razón la Biblia dice:  “Los que esperan en Dios, tendrán nuevas fuerzas, correrán y no se cansarán, caminaran y no se fatigaran”  y es porque todo esto, es evidencia de que esperar en Dios implica seguir caminando, seguir corriendo, seguir volando por encima de las circunstancia, pero solo si esperamos en Dios seremos merecedores de sus bienaventuranzas .

Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen;  pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán”. Isaías 40:30-31   

La confianza en Dios es la característica de los bienaventurados.  Decía un predicador del siglo pasado puedes ser tan pobre como Lázaro, tan  enfermo como estaba  Esequías y tan solo  como Elías pro si tienes fe en Dios ninguna aflicción externa puede impedir que te llamen Bienaventurado.


En momentos de pruebas  lo último por hacer es ir en busca de consejos, dice el  verso 4 “ no corrió tras  la mentira” . En este contexto corrió tras la mentira, es ir  tras lo que dice el mundo. El varón que confía en Dios no mira, no atiende y no desvía su mirada del autor y consumador de su fe


En medio de nuestras necesidades y en medio de nuestros momentos más difíciles, si confiamos en Dios , sus misericordias empezarán a obrar en nuestras  vidas. Cada día en medio del lodo cenagoso te sostendrán.

Salmo 143:8 dice "Hazme oír por la mañana tu misericordia, porque en ti he confiado".


La palabra misericordia en griego tiene varios significados, hoy veremos dos de ellos:

El primero es ELEOS : Manifestación externa de la compasión  que asume la necesidad en aquel que la recibe.

El segundo es Okitirmos : Compasión piedad hacia los males de otros

Por tanto, las misericordias de Dios, son recursos adecuados para afrontar la necesidad que tengas.


Hay dos cosas que obran mientras esperamos pacientemente:


1. La fe y la confianza que pone el hombre en Dios
, mientras sigue proclamando su palabra sobre sus circunstancias.  Declarar como dice el Salmo 93:8  "Cuando yo decía mi pie resbalaba tu misericordia me sustentaba". Cuando declaramos su Palabra entonces la paz es la experiencia resultante en el corazón del hombre


2. Las Misericordias de
Dios. La misericordia es la actitud de Dios. Es la actitud que actúa a nuestro favor. Dice este salmo que estamos estudiando hoy, que "Dios se inclinó a él y oyó su clamor y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso”  . Salmo 40:1.


Desde la angustia invoqué a Jehová y me respondió poniéndome en lugar espacioso.  Salmo 118:5


“Y por la misericordia disiparás a mis enemigos y destruirás a todos los adversarios de mi alma porque yo soy tu siervo”.  Salmo 143: 11 y 12

|
El salmista conocía el significado de esta palabra por esto dice en Salmo 40: 11 “ La misericordia y la verdad (que es La Palabra) me guarden siempre”.



Salmo 40:10: Este hombre pudo estar en el pozo del lodo cenagoso pero en su corazón en ningún momento dudó de Dios. “No encubrí tu justicia dentro de mi corazón”. Alimentó su alma con La Palabra de Dios y de la abundancia de su corazón habló su boca dijo en este mismo verso “ He publicado tu fidelidad y salvación. No oculté tu misericordia y tu verdad”


Cada circunstancia que Dios permite en nuestras vidas es para su Gloria  y tiene un propósito


Digamos pues, como dijo el salmista : "Aunque afligido yo y necesitado Jehová pensará en mi"

El resultado de su fe, fue estar en un lugar más alto y seguro donde Dios mismo le colocó , Dios puso  sus pies sobre la peña que es Cristo

Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos.   Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Salmo 40 2

 

Dios te bendiga grandemente ,  Aurín Rodríguez

15 de noviembre del 2006
 
 

Compartir
 
^ Ir arriba << Volver  
 
 
Carmen Elena, Colombia
Señor: Yo conozco tu amor y tu misericordia por eso te doy las gracias. La confianza que tengo en ti me permiten suplicarte que le des sanidad a mi cuñada Emilse, quita de ella toda enfermedad. Ella te ama y recibió a Cristo en su corazón. Afianza su vida sobre la roca inconmovible y permítele seguir alabando tu nombre y mostrándote en su vida. Gracias mi Señor. Amen.
johnny lopez, sajose
hay que sa ver esperar en jehová hay que ser paciente
MERCEDES, ESPAÑA
Dios no llega antes ni despues, llega justo el momento.- Cuando depositamos la canfianza en el , el se goza y en seguida empieza a obrar.-
marcelo, buenos aires, argentina
sinceramente una palabra hermosa q dios me da yo en este momento hace una semana deposite mi confianza en dios y ya comenze a sentir los cambios.. ya no stoy en ese poso ahora me siento mas fuerte, libre, feliz y paz en mi corazon y se que lo que dios comenzo lo va terminar.. gracias... bendiciones
Noris Mejia, Sto. Dgo.
Dios guarde tu corazon, porque de el mana la vida.... para seguir llenando las vidas necesitadas de las criaturas de Dios, que aun no le conocen.

 
Nombre:
Ubicación:
Comentario:
(500 caracteres restantes.)
 
Clave de Seguridad: